‘Desde que asesinaron a Samir Flores, defensor del territorio y esposo de Liliana Velásquez, la vida de esta activista y sus hijos cambió completamente. Si bien lo mejor hubiera sido que se marcharan, decidieron quedarse a pesar del peligro y vivir rodeados por un muro.

La líder comunitaria continúa apoyando la oposición al Plan Integral Morelos (PIM), un proyecto energético con presencia en los estados de Tlaxcala, Puebla y Morelos al que Samir Flores enfrentó desde una radio comunitaria que creó para informar a la población.’ (…)

Lee esta noticia de Mongabay Latam:

click aquí