‘Germán López se salvó de morir acribillado el año pasado en la comunidad indígena Nueva Austria del Sira, en Huánuco. Invasores de tierras que se dedican al cultivo ilegal de hoja de coca lo amenazan desde hace 15 años.

Ahora dirige la defensa de su territorio a distancia, pero el avance de cocaleros, taladores de bosques primarios y mineros se ha incrementado durante la pandemia de COVID-19.’ (…)

Lee esta noticia de Mongabay Latam:

click aquí